miércoles, 12 de enero de 2011

LOS PAISES SUBDESARROLLADOS

Los países subdesarrollados presentan uan situación de desequilibrio económico, demográfico, social y territorial que implica unas condiciones de vida en las que la mayoría de la población no tiene cubiertas sus necesidades básicas. Solo una minoría dominante goza de alto poder adquisitivo, lo que es fuente de frecuentes conflictos políticos y sociales.
Los rasgos que definen a los países subdesarrollados son los siguientes.
La economía se caracteriza por su debilidad productiva. A pesar de ello, desde el último tercio del siglo XX algunos países han experimentado un crecimiento espectacular gracias al desrrollo de procesos de industrialización (caso de los Nuevos Países Industriales asiáticos y latinoamericanos). Sin embargo, este crecimiento se ve contrarestado en gran medida por las características que presenta la economía de los países subdesarrollados: predomina el sector primario; la industria y los servicios tienen un peso menor. Dentro de cada sector existe un dualismo fuerte entre sistemas tradicionales y modernos, que espacialmente se refleja en el contraste entre centros de actividad dinámicos, controlados en su mayor parte por capital extranjero; y zonas donde predomina la economía tradicional. Existe una gran dependencia de los países desarrollados. Algunos de estos países, que fueron antiguas colonias, tras la independencia política han seguido manteniendo la subordinación económica (neocolonialismo). El crecimiento se asienta sobre bases frágiles: la exportación de materias primas no renovables (minerales y petróleo) y un endeudamineto generalizado. Además, este crecimiento ha perdido eficacia por el acelerado crecimiento demográfico.
La población registra un elevado ritmo de crecimiento desde la segunda mitad del siglo XX, motivado por el descenso de la mortalidad (mejoras higiénicas y sanitarias) y el mantenimineto de elevadas tasas de natalidad. Algunos países, conscientes de que el alto crecimiento demográfico es uno de los principales obstáculos para el desarrollo económico, iniciaron programas de control de la natalidad. Como resultado, durante la década de 1980 el crecimiento inició una tendencia a la baja, aunque todavía mantien una fuerte inercia debido a la juventud de la población. Sin embargo, esta situación apenas afectó a Africa y a los países musulmanes de Asia, pues la natalidad no disminuye de manera significativa si el control no se acompaña de un calro desarrollo social y cultural.
Las ciudades experimentan un intenso crecimiento. Aunque en los países subdesarrollados solo el 36% vive en ciudades, está teniendo lugar una verdadera explosión urbana, que ha llevado a alguans urbes a doblar su población en tan solo una década. Las causas son su propio crecimiento vegetativo y el importante éxodo rural. Esta situación crea agudos contrastes en la estructura urbana, en la que puede distinguirse un centro comercial, administrativo y con barrios residenciales para las clases altas, y barrios de chabolas, que acogen a la abundante inmigración.
El nivel de vida y de bienestar social es bajo, pues la mayoría de la población no tiene satisfechas sus necesidades básicas. Algunos indicadores de esta situación son los siguientes: la insuficiencia alimentaria- subnutrición (dieta inferior a las 2500 calorias diarias)y malnutrición (alimentación inadecuada y desequilibrada)-, morbilidad(proporción de personas que enferman en un sitio y tiempo determinado),precaria salud -múltiples enfermedades, escasez de recursos sanitarios y faltra de cobertura sanitaria para la mayoría d ela población-, bajo nivel cultural -elevadas tasas de analfabetismo, escasa escolarización por la frecuencia del trabajo infantil-, el dificil acceso a un trabajo remunerado, aguda desigualdad en el reparto de la renta. Los ricos son minorías privilegiadas (propietarios agrícolas, grandes comerciantes y altos funcionarios), minetras la mayoría de la población vive en la miseria, siendo practicamente inexistente la clase media. Existe una escasa tradición democrática, siendo frecuentes los regímenes autoritarios y los conflictos bélicos relacionados con límites fronterizos y con enfrentamientos entre tribus y etnias rivales.
Existen profundos desequilibrios territoriales motivados por la concentración de las actividades agrarias, industriales y de servicios de mayor nivel en determinados espacios, frente a la situación de pobreza de la mayoría del territorio. A diferencia de los países desarrollados, estos contrastes no han dado lugar, en general, a políticas reequilibradoras para paliarlos, por lo que resultan más agudos.
Los países subdesarrollados mantienen una posición de dependencia mundial, debido al papel subsidiario que desempeñan en la producción y en los intercambios. En el comercio de mercancias, su elevado coeficiente de exportación se debe al escaso poder adquisitivo de la mayoría de la población y a sus bajos costes de producción. Se trata principalmente de materias primas que venden a los paises desarrollados, cuyo precio ha descendido por los progresos técnicos y el uso de sustitutos sintéticos. Solo algunos países del sudeste asiático van añadiendo a su exportaciones maquinaria, bienes de equipo y productos, con mayor componente tecnológico. Sin embargo las importaciones se centran en tecnología y manufacturas, lo que obliga a pedir créditos lo que genera un fuerte endeudamiento. Los flujos de capital están constituidos principalment por inversiones procedentes de los países desarrollados, que en los últimos tiempos se han reducido mucho, aunque con diferencias entre el auge del continente asiático, América latina, y la marginación casi absoluta de África

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada